2010.12.12, 13 y 14… 3 días tranquilos en Cienfuegos

Desayuno y aún medio morado voy a buscar a Marthia, que hemos quedado temprano para recorrer Cienfuegos. Vamos caminando hasta Punta Gorda, comemos algo y pasmos un día tranquilo haciendo fotos.

Un mercado en Cienfuegos

Al día siguiente Marthia se “traslada” a mi casa particular que es más barata y está mejor que la suya. Yo tengo resfriado y apenas hacemos nada hoy, aunque a última hora pasamos a saludar a Ichi.

Parece que hoy estoy más recuperado del resfriado, así que decidimos tomar el ferry hasta Rancho Luna y pasar por el Castillo de Jagua, una pequeña fortaleza al borde del mar. Rancho Luna es un pueblo de playa, bastante turístico, aunque no hay mucha gente. Nos ponemos a caminar por una carretera que bordea la costa y decidimos parar a tomar un baño. El tiempo sólo acompaña a ratos pero mola tener todo el agua para nosotros.

Continuamos hasta la playa y descansamos un rato tumbados en el embarcadero. Negociamos casa particular por los alrededores y decidimos venirnos aquí mañana. Volvemos a Cienfuegos en un viejo autobús italiano que se cae a trozos.

Castillo de Jagua, Rancho Luna y autobus destartalado

Ya en Cienfuegos cenamos y me voy a visitar a Ichi en su casa. Con él está Oskitar, otro de los rastas del Muelle Real, no es muy tarde pero ya están un poco morados. Ichi me susurra al oído y se mueve como un gurú, Oskar se ríe y hablan de darme una poción mágica del amor, nos reímos un buen rato y regreso para la casa a recoger.

Las calles de Cienfuegos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s