2010.11.28… Playa Ancón, coco y ron

Me voy a alquilar una bici y lo único que consigo es un hierro de cuidado. Comienzo a dar vueltas por el pueblo pero con el empedrado es una tortura y me salgo a la carretera.

Empedrado típico y criminal de Trinidad

Sólo llego hasta la entrada del pueblo porque la bici es tan mala y pesa tanto que apenas puedo con ella.

Fotos antiguas de Trinidad

Allí, a la entrada de Trinidad, me paro a echar un cigar y hablo con un chaval que está haciendo una blusa a ver si la puede vender. Me cuenta que en su barrio es tradición tejer, tanto hombres como mujeres. Una anciana de la zona regaló terrenos a la gente hace 50 años y se formó el barrio. Ella misma enseñó a la gente a tejer y se ha quedado la tradición. Me dice a ver si tengo algún regalo para su hermano pequeño, jabón o algo, pero no llevo nada encima. Me cuenta que hay una anciana de 125 años en su barrio que aún baila, la mezcla de timidez y sinceridad de sus ojos me cautiva al contarme las historias.

El potro de tortura con radios

Me decido a devolver la bici, porque solo de imaginar el regreso en ella me hace llorar. Aprovecho para ver el cementerio a la vuelta.

En el pueblo me doy una vuelta por el parque y un señor que se llama Modesto me da conversación un par de horitas.

Después llegan Maitane y Leire de Navarra y Donosti respectivamente, que casualmente se quedan en la misma casa particular que yo y nos vamos juntos a la playa Ancón en coche particular.

Almendrón

La playa está bien, aunque bastante concurrida. La tarde se pasa entre el agua, la arena y el coco con ron que venden ahí mismo.

Coco ron y nubes formando norteamerica…

Se nos hace tarde y volvemos en un cacharro con un hombre por 6 cuc.

Me voy con éstas de paseo y por el camino un viejo borracho casi se muere de risa con mi camiseta de “Soy Marxista” (en ella aparece Karl Marx con los hermanos Marx), nos invita a su casa y dice que está borracho porque quiere. Tiene un jardín viejo y una casa colonial bastante grande.

Después nos vamos a cenar pizza, y en el restaurante hay un tipo desequilibrado con los huevos y el rabo fuera, se acerca a nuestra mesa y hace ruidos muy raros, no solo está borracho sino que se nota que no está bien y los de la pizzeria nos dicen que es “el loco” del pueblo… es tristísimo, la situación nos deja a los 3 enmudecidos y hundidos en nuestros pensamientos.

Tienda de artesanías en Trinidad

Todo pasa, y al rato vamos para la casa de la música donde nos juntamos con Sonia. Mireia de Barna y Diego de Salamanca son las últimas incorporaciones a la lista de viajeros. Mireia lleva viajando 5 meses por un rollo de curro de informática y sin mucho más a casa a dormir, que mañana he reservado tour a una cascada por la sierra del Escambray.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s