2014.12.06… Semuc Champey, la maravilla

Nada más levantarnos bajamos la escalinata de nuestra buhardilla de la cabaña. Tenemos ganas de ver el recinto y el río a la luz del día y, cómo no, a Katz se le antoja un baño matutino en el río. Sorprendentemente el agua baja caliente y da gusto bañarse al amanecer en un lugar así.

Enseguida encargamos el desayuno, crepe de nutella con banana, tortilla francesa rellena, y plátano frito, espectacular. Hay que coger fuerzas porque hemos contratado el tour por Semuc Champey. Este incluye varias actividades y nos ha costado 150Q por persona.

A la hora acordada nos reunimos en la entrada con el grupo del tour, a pesar de que somos muchos y alguno llega con retraso, no tardamos demasiado en salir.

Tras un largo trayecto en pick-up, el tour empieza con un recorrido a través de una cueva por la que discurre un río. Hay que subir y bajar por el cauce resbalando por las cascadas como si fuesen toboganes, incluso hay algún agujero por el que te tienes que tirar a ciegas, pero no tiene peligro y es muy divertido. Dentro de la cueva nos iluminamos sólo por velas que se nos apagan cada poco por los salpicones, pero los guías, que son muy majetes, las vuelven a encender. Es una turistada de libro, pero una gozada también.

La siguiente actividad, de camino a la última parte del tour, es un columpio – trampolín desde el que “saltar” al agua. Katz lo quiere intentar, aunque parece un poco peligroso por una rampa de cemento que hay justo a la orilla del cauce del río. Nos advierten que si vas a usarlo tienes que saltar al agua sí o sí. No vale quedarse en el columpio y regresar con el balanceo de retroceso, que ya ha habido algún accidente severo por alguna imprudencia.

Finalmente Katz se anima y el salto es tan bueno que lo intenta una segunda vez. En el vídeo sólo hemos puesto el primer intento ya que a la segunda el salto no es tan bueno y me dice que se ha pegado una buena leche con el agua al caer en mala postura al río, pero nada grave.

Otra actividad: nos toca echarnos al agua para hacer el ultimo tramo del río cómodamente en unas ruedas hinchables gigantes mientras chavales de la zona, que se sacan cuatro pelas, lanzan latas de cerveza a los turistas que las piden encantados.

La aventurilla termina en un puente sobe el río desde el que invitan a saltar a los más valientes. Viendo a los muchachos del lugar tirarse de cualquier forma parece fácil e invita a probar, pero al mirar para abajo nos parece demasiado alto y se nos quitan las ganas.

Ahora nos toca la parte mas “dura” del día: subir hasta un mirador a 700 metros por escaleras de madera y cuerdas que se nos hace interminable, pero merece mucho la pena al llegar arriba. Es un coñazo esperar el turno para asomarse al mirador y sacar las fotos. Igualmente, el paisaje, es totalmente deslumbrante. Se ve perfectamente todo el cañón de Semuc y sus famosas pozas de agua turquesa escalonadas, flanqueadas por una jungla hiper densa que hace que todos los colores resalten mucho más por el contraste de los azules, verdes y marrones del entorno.

Esperamos a que todo el grupo se vaya y nos quedamos un rato solos admirando tanta belleza, con lo que nos ha costado subir no íbamos a estar sólo un minuto para sacar la foto y marchar 😄.

Bajamos poco a poco y tardamos en engancharnos al resto del grupo que están esperando tranquilamente bañándose en las pozas, por lo que no les fastidiamos por tener que esperarnos.

Nosotros tenemos menos tiempo para bañarnos en las aguas turquesa, pero suficiente para disfrutar de esa maravilla, refrescarnos e investigar un poco por las pequeñas cavernas naturales que se forman entre las rocas escalonadas.

El río de Semuc baja con fuerza, pero en esa zona está muy tranquilo ya que las piscinas escalonadas frenan el agua.

Ya están esperando con los 4×4 para llevarnos de vuelta al lodge donde llegamos casi ya de noche. A pesar de lo numeroso del grupo han montado el tour muy bien, y lo hemos disfrutado a tope.

Ya en el lodge dejamos contratado el bus para flores del día siguiente por 100Q cada uno y nos vamos a dar una ducha y a cenar. Hoy toca enchilada, nachos y guacamole. Socializamos un poco con el grupo del tour pero nos vamos a dormir cuando ellos empiezan con las birras y los chupitos, que estamos reventados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s