2014.12.03… Maximón, el Dios maya, y manejamos en tuc-tuc por Santiago Atitlán

Hoy agarramos lancha hasta nuestro 7º pueblo del Lago, su capital, Santiago Atitlán y nada más llegar lo imprescindible: desayuno con panqueques y jugo natural por 60Q.

Una vez hechos los deberes comestibles, acordamos con Pedro, un conductor de tuc-tuc, que sea nuestro guía en la mañana de hoy. Un acierto total, nos enseña los lugares más conocidos y rincones particulares de su gusto como algún mirador, la antigua central de bomberos y otros lugares en las afueras.

Uno de esos lugares turísticos más populares es la antigua casa de Concepción Ramírez Mendoza, la persona que aparece en la moneda de 25 centavos de quetzal.

Esta mujer de ascendencia maya fue elegida en 1959 por su belleza para aparecer en la moneda nacional, y a día de hoy, una de sus descendientes muestra a los turistas cómo se hace el tocado típico de Santiago Atitlán a cambio de un donativo. A pesar de lo tedioso de su oficio, derrocha simpatía y muestra interés por nuestras curiosas preguntas.

Pero aún nos queda lo mejor, primero clases de conducción de tuc-tuc… parece fácil pero Katz apenas es capaz de llevarlo unos cientos de metros sin estrellarnos. Suficiente para el experimento 😄 y después el verdadero plato fuerte, el momento más curioso y extravagante del día, conocer al Dios Maximón, un dios en forma de muñeco al que se rinde culto dándole de beber aguardiente por un orificio que tiene en la boca, en la que también se le ponen puros y cigarrillos encendidos para que fume, como hacían los grandes señores mayas.

Pedro nos lleva a la casa donde se encuentra la santa figura del Tío Maximón, cuya ubicación va cambiando periódicamente, y que habitualmente está custodiada por varios hombres medio ebrios que tampoco paran de fumar. Tras el donativo de rigor puedes pasar a ver a Maximón, que verdaderamente infunde cierto respeto tras pasar el ritual de entrada y verte rodeado de humo de trabajo, velas y en definitiva un ambiente de tasca digno del medievo.

Una vez presentados nuestros respetos a Maximón, Pedro nos acerca hasta el mercado y ya nos despedimos sabiendo que hemos dejado un nuevo hincha del Athletic en Guatemala 😄.

Ahora toca continuar por nuestra cuenta disfrutando de los murales que cubren cada pared con mensajes religiosos, de respeto y de cuidado a la naturaleza.

También es constante encontrar por las calles de Santiago, y demás pueblos, los símbolos de apoyo a los diferentes partidos políticos que en su mayoría son manos con diferentes gestos y colores.

El tiempo pasa y nos perdemos hasta terminar en un pequeño embarcadero que hace las veces de lavadero frente al Volcán San Pedro. Allí hay unos niños jugando en el agua y pescando que enseguida se percatan de nuestras miradas indiscretas y suben hasta donde estamos para curiosear, preguntar y pedir algún quetzal o algo que llevarse a la boca. Compartimos con ellos lo poco que llevamos encima y alguno ya se quiere meter en nuestra mochila para venirse a Bilbao, pobrecillos.

Ya en Panajachel nos echamos una siesta “obligada” debido a un malestar estomacal de Katz, y con el atardecer y una cena liviana damos el día por finiquitado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s