2016.12.17… Gran Palacio de Bangkok

Nos levantamos muy pronto. Ayer hemos decidido ir hoy a esperar la cola con los tailandeses, a ver si conseguimos entrar al Palacio Real gratis para honrar a su rey. La chica de recepción nos ha escrito en un papel en tailandés que queremos ir a honrar al rey, para así poder enseñarlo a cualquier persona y que nos ayuden rápido jeje

Una buena ducha, y subimos a la sala de desayuno. Impresionante desayuno que ofrecen, con zumos, café, pan de diferentes clases para tostar… ¡incluso te hacen huevos o tortilla francesa en el momento! Yo me preparo algunas tostadas y luego me hago un sándwich con una tortilla con pimientos y cebolla… ¡está buenísimo!!!!

Dejamos las mochilas preparadas, y nos vamos a patear otro poco.

Nos comentaron que los buses son gratis, así que vamos a la parada y cogemos un autobús que nos deja cerca del Palacio Real.

Ahí seguimos a la gente que tenemos por delante, y nos ponemos a una cola.

Es muy gracioso, porque hay voluntarios que pasan dando montones de cosas, desde kleenex, toallitas refrescantes, comida dulce y salada, bebida, cremas, esponjas olorosas… Incluso va algún famoso a repartir cosas.

La gente nos mira alucinados. Intentamos hablar con algunos de nuestro alrededor, pero poca gente habla inglés. Finalmente, y después de varias horas esperando, decidimos marcharnos, ya que sino estaríamos aquí todo el día. Nos despedimos de la gente, y nos despiden con una sonrisa en la cara.

Nos vamos a la entrada principal del Palacio Real y lo visitamos. Impresionante. Varios templos, pinturas, estatuas, todo con colorines y dorados por todos los lados.

Después de un rato dando unas cuantas vueltas, decidimos marcharnos ya. En la salida, foto de recuerdo con uno de los guardias.

Cogemos de nuevo un autobús hacia la zona cercana al hotel. Gratis de nuevo. Aquí cogemos el metro para ir hacia la zona del mercado de Chatuchak. Es una locura, todos vamos hacia allí. Damos vueltas y más vueltas buscando cosas.

Katz se compra dos camisetas de baloncesto. Yo no veo mucho que me guste, y lo que veo no me vale, son tallas enanas. Compramos unas camisetas que me gustan mucho para la familia de Katz, unos detalles para Cynthia, y yo al final cuando ya casi estábamos saliendo, me compro una mochilita que me gusta mucho.

Aprovechamos a picar en un puesto que hemos visto antes. Unos trozos de pan a la plancha, uno con aceite y ajo, otro de pizza y otro con chocolate para el postre jeje. De beber zumo de naranja, se supone que natural.

Vuelta al metro y de ahí a la zona de los centros comerciales.

Primera parada, el centro comercial de ayer, donde compramos mochila, bañadores, pareos… Hay un montón de cosas, yo me pruebo unas sandalias, pero son pequeñas y no tienen más grandes. Una pena.

De aquí al centro comercial de tecnología. Para llegar ahí tenemos que cruzar otro centro comercial de marcas, donde nos encontramos en el suelo tirados unos cascos Bluetooth. Este viaje está lleno de sorpresas y de encuentros jajajjajaa

Mientras descansamos un ratito sentados, veo esta chica… ¿Vestida? ¿Disfrazada?

En el Centro Comercial de Tecnología, escaleras para arriba, escaleras para abajo, al final nos vamos con un móvil. Cuando salimos de aquí, ya es de noche.

Así que con poco más que hacer, paramos en The Pizza Company y nos compramos una pizza de la rica para despedirnos de Tailandia. Nos la llevamos al hotel y la comemos sentados en la azotea con una cerveza. Es pronto, pero como no tenemos ya nada más que hacer, cogemos nuestras mochilas y nos vamos hacia el aeropuerto.

En la cola para sacar la tarjeta de embarque, Katz entabla conversación con un chico de Sudáfrica. Yo mientras estoy hablando con Xavi y María, que se han tenido que ir de Koh Tao de lo malo que hace. No han vuelto a ver el sol desde que nosotros nos fuimos.

Pasamos los controles, y directos a la puerta de embarque con carreras de carrito de equipaje incluidas. En el avión me duermo a ratos, pero no todo lo que quisiera.

Puente Hong Kong-Zhuhai-Macao desde el aire 😲

En Shangai, varias horas de espera en las que me tumbo sobre varios asientos e intento dormir, pero imposible. Desayunamos un café gracias a Starbucks jajajaa Katz les va a pedir un vaso de agua caliente y se lo dan, así que nos hacemos un café con los sobres de café soluble que tenemos.

La vuelta en el avión es dura, intentamos dormir, pero no hay forma. Ganar de nuevo el Tetris hace más amenas las horas de vuelo :).

Cuando llegamos a Madrid, recogemos el coche de alquiler y a nuestro pasajero. Me toca conducir las primeras horas, cuesta con el sueño y el cansancio que traemos de todo el viaje. Además, en alguna zona hay niebla.

Finalmente ya llegamos a Bilbao sobre las 23, con ganas de meternos en la cama y dormir. Ha sido un viaje interesante, y exprimido a tope jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s