2016.12.14… Chumphon

Nos levantamos y… ¡a desayunar! Tenemos un hervidor de agua, así que desayunamos en el porche con las cosas que compramos ayer.

Preparamos una mochila con diferentes cosas, sobre todo con un bikini y bañador de recambio por si acaso. Nos dirigimos a la estación de tren, a ver si encontramos algún tuk-tuk que nos lleve a la zona de playa.

No vemos ninguno, así que seguimos andando cerca de la estación de tren. Ahí hay varios puestos, entre ellos uno vende el durian. Como la fama es que está muy rico pero huele fatal, compramos un poco, ya que ninguno de los dos lo ha probado antes. No me parece que huela tan mal, pero el sabor tampoco es impresionante.

Preguntamos a los chicos del puesto dónde podemos encontrar un tuk-tuk. Nos hacen señas pero no nos entendemos, así que seguimos andando. Al rato, un tuk-tuk se detiene junto a nosotros. Llegamos a un acuerdo para que nos haga de taxista durante todo el día, llevándonos al Parque Nacional y después a la playa. Montamos en el tuk-tuk y salimos de Chumphon.

Nos deja en la ventanilla de compra de entradas del Parque Nacional, hay dos chicas que no hablan nada de inglés, así que con la ayuda de nuestro conductor nos vamos entendiendo.

Hay pasarelas de madera entre manglares, pero algunas de las zonas están cortadas por rotura. Así que nos pensamos el entrar, pero a una de las chicas le hemos debido de caer bien y nos deja las dos entradas al precio de una. Además, nos dice que incluye un paseo en kayak, así que ahí vamos. El paseo corto entre los manglares, pero está chulo.

Andando sobre estas pasarelas de madera, me llevo un susto, ya que veo algo moverse delante mio… ¡Es una serpiente que se va rápidamente!

Aprovechamos a ir al baño y luego nos montamos en el kayak. Acabamos pronto el paseo (más bien nos cansamos ya que las vistas son muy parecidas).

Le pedimos al conductor del tuk-tuk que nos lleve a una playa chula. Nos lleva a Sairee Beach, donde nos deja y quedamos con él al cabo de unas horas. El día está nublado, pero algo se nos ocurrirá.

Vamos hacia un extremo de la playa, junto a un pequeño altar me tumbo, mientras Katz va a ver qué hay más allá.

El altar en la playa…

Le veo acercarse a un pequeño bote,y ponerse a hablar con el chico. Al cabo de un ratín viene a contarme. El chico es de Jordania, y la mujer vive aquí, la ha venido a visitar. Le ha dicho a Katz que más tarde probablemente salga con el bote hacia alguna de las islas que tenemos enfrente, ¡así que si estamos por allí atentos quizás nos lleve! ¡A ver si hay suerte!

Recogemos las cosas y andamos un poco más lejos por la playa. Esta zona de la playa es más bonita, no hay edificios, y el único hotel que parece haber está abandonado. Aquí hay una medusa gigante en la arena.

Un bañito estupendo en el agua caliente, salimos, y cuando nos estamos marchando de la playa vemos una libélula. Un rato haciendo fotos jeje

Vamos hacia el otro lado de la playa, por donde nos ha dejado antes el tuk-tuk. Hay varios bares y restaurantes. Nos sentamos en uno de ellos y nos pedimos una cervecita, y en las duchas de la playa nos limpiamos un poco. Junto a las duchas hay una mariposa naranja preciosa.

Continuamos el camino, ya que el chico del bote viene a decirnos que el tiempo se ha puesto demasiado malo y finalmente no va a salir. Pero quedamos para mañana a primera hora, en que si hace bueno nos lleva y nos deja allí unas horas a nosotros. ¡Yuhuuuu!

Así que vamos al final de la playa, donde hay unos templos y se oyen como unos petardos.Damos una vuelta por allí, un señor intenta hablar con Katz jeje.

De ahí vamos a la zona donde hemos quedado con el tuk-tuk. Ya en Chumphon, nos deja en el centro para cenar por allí. Quedamos con él mañana a primera hora en el hotel para que nos lleve de nuevo a la playa.

Lo primero que hacemos en acercarnos a la estación de trenes, y comprar el billete de tren de mañana por la noche hasta Bangkok. La chica nos da a elegir literas bajas o altas, le decimos que las que ella crea que son mejor y nos da dos bajas. Mañana veremos a ver qué tal el tren…

Entramos en el centro comercial por si vemos algo interesante… ¡Y tanto que vemos! ¡Una tienda de donuts de diferentes sabores y colores! Compramos el desayuno para mañana jeje

Ya es la hora de cenar, así que recorremos los puestos a ver qué hay. El primer puesto, uno de fritos. Aquí, picamos una salchicha frita y unos choricillos envueltos en beicon.

Katz se coge un poco de arroz con pollo. Yo lo pruebo, pero no me apetece. Finalmente voy hacia un puesto de pad-thai, y lo pido para llevar.

Tiene mucha cola, tenemos que esperar un rato largo… Espero que esté rico rico jeje

Vamos al hotel, previa compra de agua en un super de la calle. Me siento en el banco de nuestro porche, y abro rápido el pad-thai, tengo mucha hambre.

Empiezo a comerlo… ¡Pero qué es esto!!!! ¡Cómo pica! No hay quien lo coma, pica muchísimo.

Al final tengo que dejarlo y dárselo al perro.

El chico que lleva el hotel viene con su camiseta del Athletic y les saco una foto a los dos juntos. Nos vamos a dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s