2016.12.03-04… de Bilbao a Shanghai

Comida rica rica en casa de los aitas de Katz, después del no poco desayuno para celebrar el cumple de Irantzu en casa.

Coche de alquiler con Europcar, y pasamos a recoger a nuestros dos compis de viaje gracias a Blablacar. Un chico que va a visitar a su hermana que está de viaje indefinido, y que se encuentran en Tailandia después de más de 6 meses… Y una chica que viaja junto a su hija (azafata de Emirates) a Maldivas, se encuentran en Dubai.

El viaje se hace muy ameno, el chico muy majete. Coincide que vamos a viajar en el mismo avión a Shanghai. Hacemos cola, nos dejan pasar las mochilas como equipaje de mano, pesan 9,5 kilos cada una jeje. El avión bien, moderno, con pantallas individuales con pelis (sólo una en castellano y el resto en inglés con subtítulos en chino), comida más que decente para ser de avión. Pasamos frío, tienen el aire a tope, así que chaqueta, sudadera, manta…

A pesar del frío el vuelo se hace ameno. Nos hace gracia descubrir un cantante en las opciones de música del avión que se llama Alesso jeje.

A poco rato ya para llegar a Shanghai, nos cortan los juegos (¡sigo ganando yo al tetris!) y nos ponen un vídeo de ejercicios recomendados para estimular la circulación después de tantas horas sentados. Es gracioso ver a los asiáticos tomándolo muy en serio y moviéndose totalmente zen…

Llegamos a Shanghai unos 45 minutos antes de tiempo, no vemos al chico de Portu al salir del avión. Vamos dirección control policial. Hemos leído por internet que para estancias de 3 días no hace falta visado, lo comprobaremos ahora…

Seguimos la dirección, nos ponemos a la cola… y cuando llega nuestro turno, el chico que está controlando nos pregunta si no hemos rellenado las visas… ¡Pues va a ser que no! Nos indica una mesa, y nos dice que cuando lo tengamos le digamos.

Rellenamos el papelito, volvemos a donde el chico, y nos mete directamente en la cola de uno de los polis… ¡menos mal, menuda cola se ha formado ahora! ¡Qué suerte!

Control de datos, toma de foto, se ríen un poco del cambio de look de Katz… ¡y para adelante! ¡Ya estamos en China!

Vamos a la zona de salidas, a intentar conseguir las tarjetas de embarque de mañana para el vuelo a Bangkok, pero no se pueden sacar aún, así que mañana hay que venir un poco antes.

Pasamos por el mostrador de un banco para cambiar algo de dinero. El chico muy majo le dice a Katz que si saca en el cajero cobran menos comisión, así que sacamos lo justito para hoy y vamos hacia el tren magnético.

Consultamos horarios… genial, comienzan a primera hora así que nos coincide muy bien para venir mañana. Compramos ticket de ida y vuelta. Muy chulas las tarjetas, muy… coloridas.

El tren magnético una pasada, sabes que vas rápido porque en una pantalla aparece la velocidad, porque sino ni se menea. Alcanza un máximo de 300 km/h.

En 10 minutos estamos ya en el final de la línea, hay que coger el metro. Gracias al tren magnético, nos hemos ahorrado 1 hora de metro.

Aluciflipo con todo: los carteles en chino, los colorintxus por todos los lados, todos los chinos con los móviles en mano…

Menos mal que Katz tenía anotado en el móvil las paradas de la línea de metro y el nombre de la parada donde bajarnos, todo bien puesto, porque aún así un poco jaleo.

Bajamos en nuestra parada, y claro, hay varias salidas hacia diferentes calles, elegimos una al azar. Hay máquinas de bebida y comida en el metro… ¡e incluso de zumos naturales!

Salimos a la calle y… ¡pero qué es esto! Chinos, chinos y muchos más chinos en una calle peatonal hiper saturada de gente, luces, pantallas gigantes con anuncios…

Intentamos centrarnos con el mapa, pero es difícil. Vemos un edificio alto con luces, y nos autoconvencemos de que eso es Pudong o la zona financiera de la ciudad, hacia donde está nuestro hotel… así que nos ponemos a andar hacia allí.

No puedo dejar de mirar todo, debo de tener la boca abierta en plan Paco Martínez Soria. Casi nos atropella un trenecito turístico que no sabemos bien de dónde sale y por qué está en una calle peatonal. A Katz los anuncios de las chinas le recuerdan a Susi jeje

Seguimos de frente, y de repente… ¡un Minion en las puertas de una tienda! Allá que vamos, y me pongo a bailar un poco con él. ¡Menuda publicidad le hemos dado, nos rodean un montón de chinos mirando curiosos y grabando! Jajajajaa

Al seguir Katz me dice que no está seguro de ir bien, así que preguntamos a dos chicas que no es que hablen mucho inglés. Conseguimos entendernos lo suficiente (o darles también un poco pena), y buscan en sus teléfonos la dirección que les enseñamos de nuestro hotel. Por señas nos dicen que vamos en sentido contrario, es para el otro lado.

Media vuelta, y vuelta a sortear a gente. Las motos son eléctricas, ni un puñetero ruido, hay que andarse con ojo.

Un poco más centrados, conseguimos llegar a la calle del hotel, lo encontramos y entramos… ¡pero ese no es el nuestro! Es de la misma cadena, y nos indican dónde está el nuestro, lo hemos tenido que pasar de largo. Volvemos por la misma calle fijándonos un poco más hasta dar con él. ¡Como para haberlo visto antes! ¡Tiene su nombre escrito en chino!

Nos dan la llave de la habitación y subimos. Abro al puerta y veo algo en el suelo… ¡dos tarjetas de prostitutas! Anda, mira qué majos ellos que te lo dan casi todo hecho…

La habitación muy bien, no hay mucho ruido, y aunque tenemos el neón del hotel al lado con las cortinas cerradas no se ve.

Katz whatsappea con Rang, le avisa de que ya estamos en el hotel. Rang es un chico de couchsurfing que nos va a acompañar a dar una vuelta por la zona centro. A cambio nos ha pedido un par de periódicos de España, ya que está aprendiendo español.

Nos dice que en 20 minutos llega a nuestro hotel, así que nos abrigamos bien que hace fresquito y bajamos a esperarle a recepción.

Rang llega y se presenta. Mientras salimos del hotel nos cuenta de que está con dos personas más, un chico y una chica indios, y que nos vamos todos a dar una vuelta. Les ha dejado en la calle peatonal esperando mientras nos iba a buscar a nosotros.

Rang es muy gracioso, no le entiendo nada cuando me habla, ni en inglés ni en español, si acaso algo de chino… jajajajaaa. Va a toda leche andando y hablando, y no deja de decir: “Chico, chico, chico…”

Nos presentamos a los indios y vamos hacia el Bund, que es la orilla desde donde se ve el Pudong (zona financiera).

No nos podemos despistar ni un minuto, ni hablar con calma, Rang va a toda leche y nos lleva en plan ejército jajajaja

En el Bund hay bastante gente, aunque Rang nos dice que eso no es nada, que normalmente es difícil andar. Foto aquí y foto allá. Las luces de los edificios del Pudong van cambiando de color, los edificios se ven gigantes, es difícil saber para dónde mirar.

Nuestro paso tranquilo creo que va poniendo más nervioso a Rang, en la misma proporción que su paso rápido nos pone al resto. Los indios son muy majetes, ella es la jefa de él y están aquí una semana por trabajo.

Hay diferentes puestos a lo largo del paseo donde te sacan una foto con el Pudong de fondo y te la imprimen al momento, ya sea en papel o en camiseta.

El indio se para en uno de ellos y… ¡chicos, a juntarnos todos! Le hace ilusión ese recuerdo con todos juntos, aunque no nos volvamos a ver, así que… Patataaaaa. Le dan al momento la foto en un marco, y él todo contento.

Rang nos dice que nos demos prisa, que se va el ferry. Y es que vamos a cruzar el río en ferry para dar una vuelta entre los edificios de la zona financiera… ¡qué bien! ¡Muy buen plan!

Corremos y para cuando los demás llegamos a la taquilla de los tickets del ferry, Rang ya ha comprado los de todos, pasamos corriendo la pasarela y una vez todos a bordo zarpa.

No pasan ni 10 minutos cuando ya estamos al otro lado.

Damos una vuelta por los edificios, hasta llegar a los centros comerciales con marcas como Gucci, Louis Vuitton, Channel… todas con muchos brillantes y luces para no ser menos.

Para cenar entramos en un restaurante donde el chico que nos atiende es italiano. Los indios cogen pasta para cenar (son veganos), Rang una minisopa, Katz una sopa como con unos raviolis rellenos, y yo cerdo con bambú.

Mientras esperamos, Rang saca castañas y lengua de cerdo para picar. En medio del restaurante, sacando comida de otro sitio para comer jajajajaja Llegan los platos, yo he acertado, está muy rico. Lo de Katz no me va mucho.

Salimos y directos al metro, le agradecemos a Rang por la buena tarde que hemos pasado y nos despedimos de todos que tienen unas paradas más. Salimos en la misma parada que esta tarde, y decidimos dar una vuelta antes de ir al hotel. Son más de las 10, hay poca gente por la calle, ¡menuda diferencia!

Hay algunas señoras que venden unos juguetes voladores. Como nos sobra algo de dinero del que hemos sacado, Katz compra uno de los Minion para su sobri Andrés.

Seguimos hacia delante y vemos un puesto que vende yogures… ¡por fin! Me los había recomendado una chica del blog de LosViajeros y no los habíamos visto. Compramos uno y damos media vuelta, cambiando de calle a una paralela.

Katz entra a un bar a ver si le dan monedas más pequeñas para la colección, y le regalan algunas porque dicen que ya no las usan.

La calle por la que volvemos es ya más “China”, o al menos la china que puedo tener en mi cabeza. La otra era una calle comercial europea, aquí ya se ven comercios menos turísticos, más tiendas de barrio, las aceras están menos cuidadas.

Entramos a un super a acabar de gastar las monedas, y tienen unos productos rarísimos. Comida de lo más inimaginable ya cocinada envasada al vacío y presta a ser consumida en un abrir y cerrar de envase jeje: salchichas de todo tipo, lengua de cerdo, patas de pollo…

Volvemos al hotel. Ducha caliente para quitar el frío de encima y a dormir que mañana hay que madrugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s