2016.10.19… De Sonsonate a Los Cóbanos

05:30. Queremos coger el bus pronto, así que estamos saliendo con un cafelito en el estómago cortesía del hotel. Esta noche ha llovido un montón, la cama no era muy cómoda pero hemos dormido. Katz ha avisado a Kike (host de Couchsurfing) antes de salir del hotel que cogemos en breve el bus, para que esté a recibirnos en la estación de Sonsonate. Justo está saliendo el bus a Sonsonate de la estación, pero nos para y a pasar frío de nuevo con el aire. A medio camino, el chófer para un momento para comprar su desayuno sin bajarse nadie del bus, ni siquiera él: las señoras le acercan lo que pide. Katz aprovecha y pide también desde dentro del bus 2 milhojas para desayunar.

07:50. A 10 minutos para las 8 llegamos a Sonsonate. Salimos y no está Kike. Katz aprovecha a desayunar un nugget de pollo y alguna cosilla salada más, a mi no me apetece. Volvemos a salir y nada, así que preferimos esperar dentro sentados.

Sonsonate

09:00. Katz pregunta a una dependienta si puede usar su tlf y avisa a Kike de que estamos ahí. Se ha dormido.

09:30. Llega Kike… ¡es un chaval de 17 años! Tenemos que andar como 20 min con las mochilas hasta la parada del bus que va a su casa. Otros 10 para llegar a su casa (que también es una abarrotería). Estamos en medio de la nada, es una colonia que nos dicen se llama Concepción. La casa es muy humilde, además tienen alojados desde hace una semana a una pareja de argentinos, también de Couchsurfing, que se suponía que se iban hoy y nos iban a dejar su cuarto, pero han decidido quedarse ahí así que no sé dónde dormiremos. El panorama es muy relajado, los argentinos están en travesía larga y no se les ve con mucho ánimo de movimiento. Katz me dice que vayamos a Los Cóbanos, que hay playa, y si nos gusta y encontramos algo económico, nos quedemos a dormir allí. Así que dejamos las dos mochilas grandes, y con las dos pequeñas le comentamos a Kike que vamos para Los Cóbanos. Vamos con él y el argentino hasta el centro de Sonsonate, donde agarramos otro bus hasta la Terminal.

Con Kike

Aprovechamos a comprar unas lichas, y al bus. Sale en 10 min. Empiezan a entrar vendiendo jugos, caramelos, fruta… nosotros compramos yuca frita, está muy rica. Tarda como unos 45 min en llegar a Los Cóbanos. Al bajarnos preguntamos a unas señoras dónde hay hoteles y nos dicen que toda la primera línea de playa. Empezamos por la izquierda mirando al mar, vemos varios y la cosa cada vez pinta peor. Están bastante mal y el más “decente” sale 35 usd (33€) la noche, una barbaridad. Llegamos a uno con muy buena pinta, la habitación está genial. Nos dicen que 80 usd (75,50€) la noche, les decimos que es muy caro y nos dejan dos noches a 75 usd (71€). Decimos que nos lo pensamos y vamos a seguir mirando, aunque contentos por haber encontrado eso y a la vez aliviados creo yo jeje.

Pensamos que al final nos quedaremos en ese, porque es lo mejor que hemos visto con diferencia, pero ya queremos echar un vistazo a lo que queda. Junto a este hotel se acaba este lado del paseo, y para pasar a la siguiente parte hay que cruzar un riachuelo. Hace mucho calor, así que me quedo con las mochilas y el calzado sentada en una roca mientras Katz va a mirar algo más al otro lado por si acaso. Viene al rato diciéndome que cruce, ha encontrado algo.

Es un hotel, Los Cóbanos Lodge, que nos deja dos camas en habitación compartida de 10, con baño privado, a 20 usd (18,85€) la noche… ¡y nos promete que si viene gente les mete en otra habitación y nos deja esa entera para nosotros! ¡Y con desayuno incluido! Y está muy bien, súper limpio.

Aquí nos quedamos, pensamos que es este el que Sita y Matías nos recomendaron. Vamos al agua nada más dejar las mochilas.

Es una pena porque está revuelta y hay muy poca visibilidad, vemos algún pez pero poca cosa.

Hay un bar en la arena, en el lateral por el que entramos en la playa.

La chica que está allí nos dice que es por las mañanas cuando hay que ir, que a esas horas sí se ven peces. Así que rato de relax en el hotel… Paseo por la playa… Otro rato al agua a saltar olas…

Y de merienda unos nuédalos de yuca con aguamiel jeje.

Contemplando las vistas desde la puerta de nuestro hotel…

Ya en el hotel miramos la carta para la cena, y 10 usd (9,45€) lo más barato. Katz pregunta al dueño si tiene algo más económico. Nos dice que le digamos qué queremos y nos cobra 3 usd (2,85€). Katz pide pollo y yo pescado… ¡la cantidad de pollo no es mucha, pero yo me pongo las botas! No hay mucho más que hacer, así que a dormir.

A las 19:30 estamos ya roncando… ¡Hasta que a las 20:10 nos despierta la música a todo volumen! Y es que tenemos dos altavoces justo encima de la puerta de la terraza. Katz sale a los 5 min a pedirles que bajen el volumen, pero no se nota mucho la diferencia. A las 20:50 paran la música y ya podemos dormir tranquilos… ¡Hasta que la tormenta me despierta! No hay noche que no llueva, además tengo mucho calor. En fin… ¡hasta mañana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s