2016.10.18… Frontera Honduras – El Salvador

05:00. Ya estamos saliendo del hotel, tomamos unas gradas de atajo al centro del pueblo con la linterna en mano que aún está oscuro y no sabemos dónde pisamos. Llegando a la parada del bus vemos venir uno. Nos montamos pero nos lleva hasta la plaza del pueblo, donde para unos 15 minutos mientras sigue entrando gente. Arrancamos con un montón de gente de pie, vamos como sardinillas en lata. Aún así sigue haciendo paradas (la parada oficial es donde alguien levante una mano) y sigue subiendo gente. ¿Cómo lo hacen? Deben ser autobuses mágicos estos de Centroamérica, porque en otro sitio es imposible que entre tanta gente.

Nos deja en un cruce donde hay una “marquesina” de madera, ahí dicen que paran los buses a Tegu. En la marquesina hay un señor que nos lo confirma, justo ve uno a lo lejos y nos dice que ese va, así que lo paramos y para arriba. No hay asientos juntos. Le digo a Katz que se quede en uno que hay a mitad del bus, ocupado por un chico que iba sobado tan pancho ocupando los dos asientos. Yo sigo para atrás… ¡y menos mal! ¡Atrás del todo queda uno libre! Pero al poco de sentarme veo porqué… hace un calor asfixiante por el motor… ¡y cae agua del aire acondicionado!

El señor sentado junto a mi me comenta que ya se han sentado ahí varias personas pero que se han cambiado rápido… jajajajjaa Qué gracia, yo no me puedo cambiar, que no queda ninguno libre… Solución: saco una bolsa de plástico grande de la mochila y me la pongo encima. El goteo va a la bolsa excepto alguna gota despistada. Un poco antes de llegar a Tegu se liberan asientos y nos sentamos juntos a mitad del bus. Pedimos al chico del bus que nos avise y nos pare en Tica Bus, para coger uno directo a San Salvador. Así lo hace, y nos bajamos debajo de un puente, junto a una carretera de doble carril en cada sentido, en medio de la nada.

Nos señala un cartel a lo lejos y dice que ahí está Tica Bus. Pues nada, a caminar.

10:00. Llegamos a Tica Bus, y hay un chico en el mostrador contando un fajo de billetes. No nos hace ni caso. Conversación:

Nosotros: ¿Es esto Tica Bus?
Él, contando billetes: Si
Nosotros: Queremos ir a San Salvador
Él, parando y levantando la vista medio nanosegundo: Vale, ¿para mañana entonces?
Nosotros: No, para hoy
Él, sigue contando y ni levanta la vista: No, para mañana a las 6
Nosotros: No, queremos para hoy
Él: No hay
Nosotros: ¿Cómo que no hay?
Él: No señor, salen a las 6 de la mañana
Nosotros: Pero nosotros necesitamos ir hoy
Él, sin dejar de pasar billetes de una mano a otra: No, señor, mañana
Nosotros: ¿No hay alguna forma de ir hoy?
Él, dejando de contar y señalando un póster gigante de la compañía: No señor, todos los
directos de todas las compañías salen a las 6

Nosotros: ¿Y sin que sea directo?
Él: Si señor, con trasbordo en la frontera
Nosotros: ¿Y puedes decirnos dónde se toma? ¿Está muy lejos?
Él… (pero cuántos billetes hay en ese fajo? No puede parar de una vez y contarlos de golpe
a la que nos vayamos?): Aquí al lado nomás señor, bajan unas gradas antes del puente y por
ahí pasan los que van a la Frontera El Amatillo.

Nosotros: Gracias, buen día
Él: ….

Vamos hacia el puente, preguntamos a unos polis que nos lo confirman, así que bajamos. Esperamos un poco pero los que pasan de momento no van en nuestra dirección. Baja un chico a la “parada”, y nos dice que no, que los buses a la frontera paran en una plaza, que subamos las gradas y esperemos ahí un bus que nos lleve a la plaza. Subimos y preguntamos en un taller, donde no se ponen de acuerdo y cada uno dice una cosa. Decidimos ir a la dichosa plaza, y enseguida viene un bus que nos deja en 5 minutos en la plaza. Volvemos a preguntar, hay que cruzar la carretera ya que paran al otro lado. Cruzamos y justo hay un bus parado que va a la frontera… ¡por fin! ¡Menos mal!

En la frontera los trámites habituales, cambiamos las lempiras por dólares y estamos de nuevo en El Salvador.

Tenemos que andar unos metros hasta los buses, preguntamos para ir a San Miguel (ya que las horas que son a San Salvador llegaríamos muy tarde y no queremos llegar allí una vez haya anochecido).

Hay que coger un bus a Santa Rosa y ahí cambiar al otro. Empieza a llover. En el trayecto de bus hasta Santa Rosa, el chico del bus y otro nos aconsejan llegar hasta San Salvador en lugar de quedarnos en San Miguel, así que cambiamos planes e intentaremos llegar a San Salvador… ¡a ver qué pasa! Cambiamos de bus, destino San Salvador.

Ahora sí que llueve, de la lluvia de aquí. Hace frío dentro del bus por el aire acondicionado y nosotros en tirantes. Antes de mitad de recorrido quedamos ya muy poquitos en el bus. Un chico nos deja su tlf para llamar a Kike y avisarle de que iremos mañana a Sonsonate en lugar de hoy. El aire acondicionado empieza a soltar agua helada a chorritos, casi todos nos tenemos que mover de asientos para no mojarnos y ocupar los de los pasillos ¡menos mal que no va lleno! La conducción es terrible, llueve a rabiar, la carretera no se ve y el bus sigue a toda pastilla. Un mexicano tiene frito a Katz, venga a hablar con él. Llegando a San Salvador le empieza a decir lo peligrosa que es la ciudad, y Katz le dice que prefiere no saberlo.

Llegamos a la terminal, aquí no hay hoteles. Como el mexicano ya se lo había avisado a Katz, llegábamos con la idea de coger bus a la terminal de occidente, la misma desde la que mañana cogeremos el bus a Sonsonate. Esperamos un poco al bus, pero el cansancio, las horas y la oscuridad nos puede y preguntamos a un taxista cuánto nos cobra. 5 usd (4,75€) por los dos. Aceptamos y montamos, le preguntamos si conoce algún hotel económico cerca de la estación y nos lleva al Pasadena, 12 usd (11,30€) la noche. Muy sencillo pero vale para unas horas. Allí dejamos de recuerdo en la pared un mosquito gigante pegado de un zapatillazo.

Salimos a comprar unas pupusas para cenar, que nuestra comida de todo el día ha sido la pizza que sobró de ayer. La pupusería está a 5 min a pie, nos las llevamos a comer al hotel. 2 de queso para mi y 2 de chicharrón y queso para Katz. Demasiado gorda la masa, no me van mucho. Y a dormir mucho, agotados como siempre y con el ruido de una super tormenta de fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s