2018.10.13… León de Nicaragua

Como despertamos pronto, recogemos y salimos pronto del hotel. Objetivo: Miami Beach.

Vamos a la parada del bus, al poco viene una chica a la que Katz pregunta si tiene cambio, pero no lo tiene. El caso es que el precio por billete es de 2.25 usd por persona, y hay que meterlo en una máquina… si no tienes el dinero justo, no devuelve cambio.

Como no viene el bus, Katz va a preguntar a la poli, ya que hay varios coches… y le dicen que aún no, pero que se va a cerrar esa carretera por alguna carrera.

Viene otra chica a la parada, y unos 15 minutos después dicen que ellas van a la siguiente parada que por allí pasan seguro. No entendemos por qué, pero vamos con ellas.

Y es que la siguiente parada es como la central de buses, justo llega el nuestro que es el 110. Y tenemos que meter 5 usd para pagar el billete.

Consejo: llevad el importe exacto u os tocará dejar propina aunque no queráis…

Mientras vamos en el bus, una de las chicas nos cuesta que es de Honduras, de La Ceiba. Llegamos a la calle Washington Avenue, que es donde hemos visto que tenemos que bajar, y me encargo de avisar que queremos parar ahí… en lugar de un botón, hay que tirar de un cable que rodea al bus por las ventanillas… ¡curioso!

Entramos en una tienda donde Katz coge un bollito… sólo para cambiar dinero, que sino el próximo bus nos sale caro, ya que sólo tenemos billete de 10 usd.

De aquí a la playa, está muy cuidada y limpia, hay gente entrenando, haciendo yoga, nadando… ¡y eso que son poco más de las 8 de la mañana! Las casetas de los vigilantes de la playa de colorines como las de la tele jeje



Volvemos a la parada a coger el bus al aeropuerto.

Cuando estamos llegando a la parada vemos que llega el 150 que es el nuestro, es la ruta directa entre el aeropuerto y Miami Beach. Y empezamos a correr, y cuando estamos llegando a la parada el bus se va… hasta que un señor le avisa y nos espera, así que una carrerita más y nos montamos.

En menos de media hora estamos en la parada del aeropuerto. MIA Mover hasta él, y allí preguntamos dónde está el control policial para pasar a nuestra puerta de embarque.

Por cierto, curioso que en las pantallas del aeropuerto, los vuelos vienen ordenados alfabéticamente por ciudad de salida y no por hora de salida.

Llegamos al control y lo pasamos sin problema. Toca caminar un poco, y nos encontramos con un food court, donde vemos cosas ricas, así que como llegamos a la puerta de embarque 50 min antes de la hora de vuelo, yo me quedo allí con las mochilas y Katz se va al food court a comprar algo para comer, que el día va a ser largo.

Al poco de marcharse empiezan a llamar a la gente para embarcar por grupos. Empiezan por el número 1 en adelante, nosotros somos el 7 así que tranquilidad… pero cuando a los 10 minutos Katz aún no viene y ya van por el 5 y 6, yo ya me pongo nerviosa.

Le veo aparecer con una bolsa de papel cuando han llamado ya a los del grupo 7, pero aprovechamos que hay bastante gente de ese grupo para comernos las salchichas que ha comprado. Las patatas las guardamos y las comemos en el avión.

El vuelo es de menos de 3 horas, nos da tiempo a mirar por la ventanilla el mar con unas islas y vistas espectaculares, luego a echarnos siesta, a tomarnos un refresco, y a ver cómo empezamos a adentrarnos en la Nicaragua verde verde.



Al aterrizar vemos los “aviones” de la Costeña aparcados… ¿ahí vamos a tener que montar para las islas? Me va a dar algo, prefiero no pensarlo… pero al mismo tiempo ¡qué ganas! jeje

El control policial más o menos rápido, hay que pagar 10 usd de tasa de entrada por persona. Justo al salir está la oficina de turismo, donde hacemos alguna consulta y nos dice que el agua se puede beber, así que cogemos agua de una fuente que hay y pasamos por el cajero, que curiosamente deja sacar tanto córdobas como dólares. Sacamos 11.000 córdobas y a salir… otro control de equipajes, donde nos hacen ir a otra ventanilla para que revisen la cámara… nuestra mini cámara… ¿pues entonces los que lleven una buena de verdad?

Nada más salir del aeropuerto nos ofrecen taxis, que rechazamos y vamos hacia la parada del bus. Justo llega, y arranca cuando aún no hemos llegado… Katz le hace señas y para junto a nosotros.

Al Mercado Roberto Huembes. Es más de media hora de bus con calor, y de pie. Cuando llegamos nos reciben los colores del mercadillo.

Preguntamos y vamos hacia la parada del siguiente bus, destino la UCA. Esperamos 10 minutos y llega, nos metemos a presión. Este trayecto es más corto pero sube mucha más gente, así que todo el trayecto lo hacemos como sardinas en lata.

Cuando llegamos a nuestra parada me bajo como puedo. Y veo cómo se cierran las puertas y Katz sin bajar. Al poco se vuelven a abrir y sale jeje

Vamos donde nos dicen que están los buses a León, y a esperar. Son minivans las que hacen este trayecto. En la segunda que viene entramos, vamos muy cómodos, no las cargan como las chapas de Mozambique.

Cuando para para dejar a gente, Katz mira en el maps.me y ve que estamos cerca de la casa donde vamos. Pero para cuando preguntamos no hay tiempo de reacción, ya que arranca de nuevo. La última parada deja en la otra punta del pueblo. Nada más bajar empiezan a ofrecemos taxis, hostales, triciclos… de hecho el triciclo nos lo dejan por 20 cdb cada uno, pero nos vamos andando.

Nos encontramos con una celebración de camino, está chulo el pueblo, y bastante limpio.




Llegamos a la calle donde nos indica que está la Casa de la Esperanza. Pero ahí no vemos ninguna indicación… hasta que desde una casa nos dicen… ¿buscan la casa de la Esperanza? ¡Aquí es!

Nos presentan a toda la familia, y vamos a la habitación. Muy sencilla, pero nos quedamos. Nos duchamos (no hay agua caliente) y cambiamos de ropa a algo más fresco.
Vamos a dar una vuelta al centro, a ver la catedral y los alrededores.

Según vamos caminando empieza a llover un poquito, pero para enseguida. Hay un montón de puestos alrededor de la Catedral, entramos a verla pero nos echan que están cerrando.


Damos una vuelta a la plaza, compramos una bolsita de yuca frita que está muy rica, y nos cogemos una hamburguesa a compartir de unos puestos que hay en una calle cercana.

No hay mucho más que hacer, ya ha oscurecido, así que nos vamos caminando tranquilamente para casa, que nos espera la cena. A medio camino se pone a llover, y llegamos calados a casa.

Nos secamos un poco y ¡a cenar! Ensalada de repollo, arroz blanco con pimientos y cebolla, y pollo rebozado. Está riquísimo.

Charlamos un poco y nos vamos pronto a la habitación. Katz consulta vía WhatsApp a una empresa para hacer el Cerro Negro mañana, quedamos con ellos en que mañana lo hacemos aunque reconfirmando sobre las 6.30, ya que no deja de llover. Tenemos mucho sueño, y aunque intentamos aguantar nos dormimos muy pronto.

 


Gastos del día para 2 personas:

Bus del hotel a Miami Beach = 5 usd

Magdalena = 0.50 usd

Bus de Miami Beach al aeropuerto = 2.25 usd x 2 = 4.50 usd

Comida aeropuerto = 17.36 usd

Tasas de entrada = 10 usd x 2 = 20usd

Bus del aeropuerto a Roberto Huembes = 2.5 nio x 2 = 5 nio

Bus de Roberto Huembes a la UCA = 2.5 nio x 2 = 5 nio

Bus de la UCA a León = 71 nio x 2 = 142 nio

Bolsita de yuca frita = 10 nio

Hamburguesa de lechón cubano = 80 nio

Alojamiento Casa Esperanza = 10 usd

Totales = 57.36 usd + 242 cdb = 59 eur aprox


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s