2015.12.04… Explorando los mares de Marsa Alam

Lo bueno que tiene irse pronto a dormir, es que estás despierto temprano. Así que vemos el amanecer desde la cama. Además, desde el balcón vemos unos cachorros abajo jugando, Katz empieza a llamarles desde el balcón y se vuelven locos porque no ven a nadie.

Hacemos tiempo a que den las 7, que es la hora a la que nos dijeron que empezaban los desayunos, y bajamos. Al llegar a la recepción no hay nadie. Katz empieza a decir “Hello, hello”, y de repente veo por el rabillo del ojo algo que se mueve a mi izquierda justo detrás del mostrador. Es el chico de recepción del turno de noche, que nos dice que estaba tumbado porque le duele la muela. Le decimos si podemos tener ya el desayuno, y nos dice que esperemos en el restaurante, que ahora va.

Pasamos al restaurante, y salimos por la otra puerta porque vemos que ahí están los cachorros. Hay tres o cuatro casi iguales, y uno super mini que está tirado y parece que no puede con su vida. Uno de los cachorros es bastante avispado y más despierto que los otros, y enseguida empieza a jugar con Katz, que ya ha hecho un amigo fiel. Entro al restaurante, y Katz va al baño a lavarse las manos, a donde le sigue el cachorrillo y le espera fuera, luego le espera fuera del restaurante.

Nos empiezan a traer cosas, y nos traen una bandeja de pepino con tomate. Luego una cesta con pan de pita, además una tortilla francesa con pimienta, una bandejita con un quesito, una mantequilla y una mermelada a cada uno. A mi un café y a Katz un té. El café es de puchero de toda la vida, con los posos abajo del todo. La tortilla me sabe a gloria.

Salimos fuera y hablamos un rato con el chico de recepción, que se llama Asraf. Le comentamos que queremos ir a la playa, y nos dice que en la más cercana al hotel no se puede. Se ofrece a hacernos un “tour” por la playa y que lleguemos hasta el centro para ir a su casa, que nos invita a un té. Parece muy majo y habla inglés bastante bien, así que aceptamos la oferta, ya que insiste bastante. Subimos a la habitación y cogemos lo necesario para ese rato, antes de irnos del hotel con Asraf, que ya ha terminado su turno, le avisamos a la señora del hotel que por favor avise al señor de ayer para que sobre las 11 esté ahí para llevarnos a una de las playas cercanas.

Asraf nos lleva hacia el paseo que va junto a las playas, vemos que casi todo está acotado excepto una mini playa que “pertenece” a los apartamentos donde George está alojado. De ahí al centro del pueblo, y a casa de Asraf. Ahí está la mujer, y nos invita a un té y hace palomitas para todos. Al poco llega también una de las hijas, y allí estamos viendo la tele y charlando.

Al final el señor del hotel viene a por nosotros con el motocarro a casa de Asraf, que ya ha hablado con él y lo ha organizado. A las 11 está ahí, nos despedimos de la mujer y la hija de Asraf dándoles las gracias y nos subimos al carro con una peque de unos 5 años.

1071. Katz, en motocarro de Marsa Alam City a la playa 7 kilo 1072. En motocarro de Marsa Alam City a la playa 7 kilo

Le pedimos que pare en el hotel, así cogemos las gafas y los tubos y alguna otra cosilla necesaria para estar un par de horas en la playa. Le decimos que nos lleve a la de la derecha, la que está a 7 kilos jeje.

1075. En motocarro de Marsa Alam City a la playa 7 kilo 1076. Saioa en motocarro de Marsa Alam City a la playa 7 kilo

El trayecto se nos hace bastante corto, y cuando llegamos allí sólo hay una furgoneta con gente que va a bucear. Katz les pregunta por el precio del curso de buceo para mi, pero sale sobre 350 eur, así que me voy olvidando.

Nuestro taxista nos dice que nos espera ahí, pero nos da cosa tenerle todo el rato esperándonos y le insistimos para que se vaya y vuelva luego a buscarnos. Le decimos que se pase a por nosotros a las 3, y nos vamos a la izquierda de la playa. Allí queremos aprovechar el tiempo y nos metemos rápido. Yo tardo bastante en entrar porque me da mucha cosa, no quiero cargarme coral y voy con mucho cuidado.

1079. Katz, Playa 7 kilo, Marsa Alam

Precioso, no puedo decir otra cosa. Miles de peces, coral, un poco de corriente pero vemos mucho de todo sin problema. Al cabo de un rato me empiezo a quedar fría y las gafas me hacen mucho daño, así que decido salir. Katz vuelve a entrar un poco, mientras yo voy saliendo despacio. Se ha levantado bastante viento y aunque la temperatura es buena, al salir me quedo un poco fría.

Nos damos cuenta de que la furgoneta con los buceadores también se ha ido, así que estamos solos. Una playa, rodeada de desierto y con una carretera secundaria que pasa cerca pero por la que no hay tráfico. Solos, en medio de todo aquello. Me encanta. Disfruto. Disfruto del paisaje por un lado de las montañas de arena con sus tonos que van del ocre al rojizo y al marrón, por el otro del agua turquesa, azul, transparente a trozos… Pienso que esto es un lujo que muy poca gente tiene, soy afortunada.

Volvemos a nuestro rincón, y decidimos ir a la mitad de la playa ya que parece que también hay coral por ahí. Katz es el primero en entrar a ver si merece la pena, ya que a mi me da pereza con este viento. Mientras él está en el agua, viene una furgoneta con gente para bucear. Cuando sale, me dice que tengo que entrar, que merece la pena, así que aunque aún costándome, ahí que voy. Uffff… sin palabras. Es que nunca he visto tal cantidad de peces y de colores bajo el agua.

1085. Saioa, Playa 7 kilo, Marsa Alam

Cuando nos cansamos ya salimos del agua, y vemos que queda una media hora para que venga nuestro motocarro, así que nos acercamos a la carretera para no mancharnos mucho más de arena y secarnos un poco.

1098. Playa 7 kilo, Marsa Alam

Allí esperando pasa un coche con unas chicas dentro que nos saludan y nos lanzan besos. Un poco más allá, el coche entra en la playa y se bajan. Nos empiezan a hacer señas, y nos acercamos hacia ellos, aunque antes me pongo el pareo por encima. Cuando ya estamos juntos, piden hacerse fotos, pero nos dicen que nosotros no podemos hacerles a ellos. En fin… nos hacemos fotos y están encantadas. No hablan inglés, se despiden de nosotros y van hacia el coche, al poco las vemos metidas en el agua bañándose con los vestidos que llevaban y los pantalones y velos…

1095. Saioa y chicas, Playa 7 kilo, Marsa Alam

El motocarro está puntual. Nos lleva al hotel, y ahí es cuando flipamos porque nos pide el doble del precio acordado, excusándose en que le hemos mandado irse y volver, y es doble gasto. Por mucho que le decimos que lo hemos hecho por él para que no esté 4 horas ahí sin hacer nada, no hay forma y por no perder más tiempo le damos lo que pide. Eso si, nos dice que si queremos nos lleva hasta el centro gratis, así que le decimos que en 10 minutos estamos, y en 10 minutos clavados después de ducharnos, cambiarnos de ropa y coger lo necesario estamos junto a su motocarro.

Le pedimos que nos deje junto a la mezquita, y de ahí vamos dando una vuelta y entrando en tiendas para ver si hay algo interesante. Al final de la calle, compramos agua en una tienda, y enfrente en un local nos sentamos a comer unas pizzas. Nos pedimos una cada uno, además de otra cosa que es como un rollo de pollo con verduras.

1105. Katz, Pizzas, Marsa Alam City

Una comida-cena muy rica, la masa de las dos cosas es de hojaldre, y como hemos pedido demasiado y estamos ya un poco reventados, los trozos que no nos comemos nos los llevamos envueltos y pensando en los chuchines de debajo del hotel.

Volvemos a la primera tienda que hemos visto a por un bañador para Katz, pero no tienen tallas. El chico del puesto de al lado, muy majo, nos acompaña a otras tres tiendas a ver si hay suerte, pero nos vamos con las manos vacías, no sin antes ser invitados a un té que rechazamos amablemente.

Volvemos poco a poco al hotel, pero el camino se me hace eterno. Damos de comer a los perrines, aunque no vemos al majete ni al super mini.

Habitación, y cama hasta el día siguiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s