2009.10.25… Misa de 11 en Harlem y más cositas

Me levanté pronto con intención de ir a una misa Gospel a las 9, pero cuando llegué a la iglesia en Harlem resulta que a esa hora no dejaban entrar a turistas, con lo cual me voy a dar una vuelta por Central Park hasta la misa de 11.

SDC10979

Antes de llegar a Central Park aproveché para pasar por el edificio Dakota, donde asesinaron a John Lennon. Otro lugar icónico.

Dakota Building donde vivieron John y Yoko
SDC10988

Lugar donde se produjo el triste asesinato de John Lennon
SDC10985

En esta zona hay una entrada a Central Park con un rosetón en el suelo, que contiene la palabra “imagine” grabada. Está bastante chulo, y la gente deja flores, libros y pinturas en memoria de John.

Ya sabemos que un héroe de la “working class” es Cañamero, no John Lennon!
SDC10987

Me adentre en Central Park para ver el ambiente de domingo. Muchas familias de picnic, gente haciendo yoga, tomando el sol, jugando al frisbee o al fútbol americano. Atravesé uno de los lagos por donde estaba el castillo Belvedere, la verdad es que es gigante el parquecillo, aunque nada que envidiar al de Doña Casilda, que quede claro.

SDC10997
SDC10995

Ya era hora de la misa de 11 así que nuevamente me planté en la misma iglesia, la más famosa para este tema, pero ¡joder! estaba petada. Había una cola que la rodeaba por completo y escuche a algún turista mencionar otra que estaba cerca así que terminé en una iglesia afroamericana evangelista y sionista.

SDC10992

De la misa se encargaban 5 curas, uno de ellos mujer, que iban dando el sermón poco a poco, y a ratos un coro en un altar cantaba con mucha pasión. Tenían un órgano guapísimo con sonido espectacular por toda la iglesia.

Al principio de la misa, una de las mujeres del público, se levantó de su sitio y se puso en el pasillo central. Algunos la miraban pero nadie pareció darle importancia. Llevaba un pañuelo en la cabeza que se quitó rápidamente y empezó a danzar con el pañuelo en la mano, agitándolo por el aire con bailes espontáneos. La mujer no fue interrumpida por nadie, en un momento dado se puso de rodillas y empezó a dar gracias a Dios como si estuviese poseída. ¡Poseída por la fe! Después de un buen rato y cuando se la pasó el subidón de fe se fue sin más.

Durante la misa había gritos ocasionales de la gente del público, reafirmando lo que decían los curas, aunque no tanto como en las películas. Hacia el final entró en acción un grupo completo de música con todos los instrumentos, dando un concierto en toda regla, bajo, batería, guitarra y voz. A continuación, los curas, invitaron a los niños presentes a subir al escenario para dar las gracias y decirles que no se dejan corromper por el mal, pues ellos son nuestro futuro. Junto con los bailes de Black Magic Woman fue lo que más me gustó de la misa.

Se acercaba el final, y tras pasar el cepillo llegó el momento, al parecer, más esperado. El cura más viejo, el anciano que había estado sentado y medio dormido todo el rato, comenzó su sermón. El hombre se parecía a James Earl Jones y con una voz similar a Marvin Gaye, y pegaba unos gritos espectaculares. Basó su sermón en el cuento del Mago de Oz, y no paraba de hacer alegorías al camino de baldosas amarillas y decir: “We are not in Kansas anymore”. A lo que el público respondía: “Aaaaaaaaaaaaaaaaamén!”

Oremos
SDC10994

También tuvo tiempo para referirse a Obama, y reflexionar cómo era posible su elección como presidente, cuando no hace tanto los negros no podían ni montar en autobús y estaban despreciados por una sociedad extremadamente racista.

El discurso – sermón no terminaba y la gente, turistas, querían irse, pero había una especie de vigilante que no les dejaba. Les decía que esperasen a que acabase de hablar el cura, y por respeto creo que así debía de ser. Era curioso ver cómo la gente quería escaquearse por diferentes salidas y el tipo se lo impedía. Al final todo terminó y pudimos salir tras casi 3 horas. 

¡Al teleférico!SDC11002

Ahora hacia un teleférico muy espectacular para visitar la pequeña isla de Queensboro. Allí conocí a una canadiense y una mexicana majísimas. A continuación me fui a visitar las Naciones Unidas donde había un papel gigante para dejar mensajes, y allí escribir: “Feed that people of the world!!!”

SDC11004
SDC11011

“Siempre Sinkuartel”
SDC11012

Visto el edificio por dentro y por fuera, fui paseando hasta el centro, unas vueltas por la 5ª, Rockefeller Center de nuevo y la Tienda Nintendo, donde tenían un montón de consolas para jugar y cientos de reliquias para frikazos como yo.

SDC11025
SDC11027

Llegue al hotel y recordé que me había dejado unos plátanos en el chequeo que te hacen para entrar en el edificio de las Naciones Unidas. Aunque no regresé a por ellos.

Al día siguiente vi mi último amanecer en la capital imperialista y directo al aeropuerto.

El último amanecer frente St´Patrick´s church.SDC11035

SDC10980

SDC11014
SDC11007
SDC11019
SDC11006

Un trozo original del muro de Berlin en New York
SDC11033

No tan Alto
SDC11032

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s