2017.07.23… Dakhla, excursión a la Duna Blanca y La Source

Salimos de Bilbao, hoy a una excursión que esperaba con ganas desde que la encontré por internet… ¿una duna paradisíaca en el Sáhara? Eso hay que conocerlo…

Nos despertamos, aunque más tarde de lo que pensábamos… eso sí, la noche ha sido un poco movida. La puerta del balcón se movía bastante hasta que Katz se ha levantado y ha colocado mi mochila presionando la puerta del balcón jeje

Nuestro desayuno de hoy: dos napolitanas de chocolate un poco más pequeñas que las de Bilbao, eso sí, con el chocolate desintegrado (0,20 eur), una porción bastante grande y maciza de tarta de chocolate negro con nueces (1 eur), y unas crepes. Katz se pide rellena de queso (un triángulo de quesito) y yo de nutella… está riquísimo, ¡la masa sabe a churros! (2 eur)

De vuelta al hotel, nos encontramos con Abdul, nuestro vecino de habitación, y le acompañamos a desayunar hablando con él. Ha vivido desde los 15 en Almería. Desayuna unos huevos con tomate que tienen muy buena pinta y nos dice que es el desayuno típico de aquí, pero nosotros ya estamos llenos.

Le comentamos que queremos ir a ver la Duna Blanca, que está por los alrededores y venden como excursión de día, y nos hace el favor de llamar desde su móvil a una agencia de la que tenemos tarjeta. Regatea por nosotros el precio de la excursión. Al final serán 600 dirhams (60 eur) entre los dos, por ir a la Duna Blanca, a La Source y a la playa.

Nos viene a recoger justo ahí un chaval de 24 años que no habla mucho francés, así que es complicado entendernos.

Salimos de Dakhla. La carretera marca a 80 y vamos a 120-130… pasamos por una playa enorme, llena de gente haciendo windsurf y con hoteles justo allí.

0077. Trayecto de Dakhla a la Duna Blanca 0078. Trayecto de Dakhla a la Duna Blanca

5 minutos después de pasar la playa, el chaval coge un desvío y nos metemos en un “secarral”.

0079. Trayecto de Dakhla a la Duna Blanca

Después de unos 15 minutos de secarral, dunas de piedra y barro, pistas con más y menos arena… ¡nos asomamos a la Duna Blanca! La arena tiene un color blanco alucinante.

0096. Pano, Duna Blanca

El chaval para el coche y nos dice que bajemos, él se queda ahí esperando. Nos recomienda que vayamos sin zapatillas. Así que descalzos, y con un viento de la leche, nos acercamos. Me cambio y me pongo el bikini.

Hay agua entre la duna y nosotros, y gente que vuelve de la duna andando por la zona de agua… Les preguntamos y nos hacen señas de que sin problema, así que para adelante. El agua tiene una temperatura muy buena.

Cuando llegamos, la blancura y finura de la arena de la duna sorprenden. Subimos a la cresta de la duna, y bajamos a su lado más fino. Es increíble que esto esté aquí, parece un paisaje sacado del Caribe.

0085. Pano, Duna Blanca 0086. Katz y Saioa, Pano, Duna Blanca
0090. Katz, Pano, Duna Blanca

Nos quedamos dándonos un baño, el agua está fresca pero una vez dentro genial. Pasamos unos momentos solos, hasta que empiezan a llegar los del windsurf… 10 minutos más y nos vamos.

Precioso sitio, la excursión ya ha valido la pena sólo por conocerlo.

0109. Pano, Duna Blanca 0107. Katz, Pano, Duna Blanca
0104. Duna Blanca

De aquí nos lleva a “La Source”, o una fuente natural de la que sale un agua caliente que huele a podrido. Yo prefiero no ducharme con eso, huele fatal, pero Katz se anima. Le dicen que se tumbe sobre una alfombra que hay, y un chico le da un masaje con el chorro fuerte de agua (2 eur). Eso sí, yo aprovecho a limpiarme los pies y ponerme las zapatillas, y me acerco a sacar fotos a unos camellos cercanos.

0122. La Source 0120. Pano, La Source
0115. Camellos, La Source 0114. Camellos, La Source

Nos montamos en el coche, nos queda la parada en la playa.
El chico quiere parar en la playa de turistas, pero aunque es muy bonita está llena de gente haciendo windsurf, así que le decimos que nos lleve a otra.

Acabamos en lo que él llama la “playa saharaui”, donde sólo hay lugareños en familia con unos chiringuitos montados con pareos en laterales y techo para dar sombra.

Nada más bajarnos del coche, veo una niña que lleva en brazos… ¡un cordero! Como ve que la miro, se acerca y acaricio al corderito, blanco y negro… más suave…

El agua parece muy limpia, aunque sí se ve algo de suciedad en alguna zona de la orilla.

0128. Pano, Playa de los Saharauis, Trayecto de La Source a Dakhla 0130. Katz y Saioa, Playa de los Saharauis, Trayecto de La Source a Dakhla
0127. Playa de los Saharauis, Trayecto de La Source a Dakhla

De vuelta a Dakhla pueblo, vemos a nuestra derecha el faro construido por los españoles. Le preguntamos a ver si podemos ir pero nos dice que está muy lejos, y que tiene que ir a devolver el coche a su patrón… vamos, muy educadamente que pasa de llevarnos jeje

Ahora toca ir a la oficina de CTM, que nos dicen que está en otro barrio de la ciudad. Bien, así conocemos algo más de Dakhla.

De camino compramos unos cacahuetes (0,20 eur) que tuestan aquí mismo.

0134. Puesto de cacahuetes, Dakhla

Encontramos la oficina de buses de Satas. Hay 3 horarios al día, creemos que el que más nos interesa es el de la noche que sale de aquí a las 22 y tarda unas 8 horas en llegar a Laayoune. Son 150 dirham por persona.
Por si acaso, vamos a buscar la oficina de CTM, así que seguimos andando.

Cada vez que vemos un camión nos tenemos que apartar, porque echan un tufo a pescado que no hay quien aguante.

Llegamos a una rotonda y veo a mano derecha la oficina de CTM. Casi al mismo tiempo vemos por la izquierda que vienen unas carretas y unas chicas cantando. Entramos en la CTM, aunque con mucha curiosidad por lo que sería eso… como el precio es más caro y los horarios los mismos, salimos rápido y vamos paralelos las chicas.
Vemos que las chicas que van andando, cantan y bailan, los chicos van tocando tambores, y en las carretas llevan…¡la dote! ¡Incluido un cordero! ¡Es una boda!!!!
Les seguimos un poco, nos invitan a bailar pero declinamos la oferta… ¡pareceríamos patos mareados a su lado! Jeje

Ya con la búsqueda resuelta, decidimos que viajaremos mañana por la noche con Satas, pasamos por allí y nos dicen que con venir mañana a las 21 horas es suficiente.

Vamos por el paseo junto al mar caminando hacia nuestra zona, cuando vemos que hay un señor vendiendo patatas fritas recién hechas… así que compramos para probar (0,20 eur). ¡Están muy ricas!

0136. Puesto de patatas, Dakhla

Luego buscamos algún sitio que tenga tajín. Preguntamos en el sitio en el que ha desayunado Abdul esta mañana pero se le ha acabado, sólo le quedan lentejas y algo que no entendemos qué es. Nos saca un poco para probar, Katz hace el honor y… ¡callos! No, gracias, creo que mejor buscamos otra cosa…

Después de un par de vueltas, nos sentamos a la mesa de una pizzería. Miramos la carta pero tampoco nos fijamos mucho, pedimos la margarita directamente (3 eur). Cuando la sacan, vemos que tiene cebolla y pimiento jeje. Nos sacan para echarle aceite, ketchup, y unos sobres de aceite picante. Katz prueba primero el aceite, y me dice que sabe mucho a aceituna, lo pruebo y si es verdad, está fuerte. Lo segundo que coge Katz para probar es el ketchup, no se qué hace pero cuando me doy cuenta ha apretado y… ¡le ha saltado ketchup a los ojos! Jajajaaaa. Yo pruebo el picante, está muy rico.

0141. Katz, cenando pizza, Dakhla

Acabada la pizza, seguimos con un poco hambre, así que buscamos algo para picar. Finalmente, en un puesto que parece lleva años ahí, vemos que un señor vende pinchos morunos. Intentamos averiguar con gestos y sonidos de qué es cada uno,
y nos decidimos por uno de ‘bibi’, que nos dice que es un pollo grande… ¡una avestruz! (corrección: era un pavo, nos quedamos sin probar avestruz snifff jeje)

0144. Puesto de pinchos morunos, Dakhla 0145. Puesto de pinchos morunos, Dakhla
0143. Saioa, Puesto de pinchos morunos, Dakhla Nos lo mete entre pan y pan, y podemos echarle cebolla, tomate, y diferentes especias. Yo decido echarle cebolla y un poco de una especia, Katz nada. (2 eur) Están buenos, es un poco raro porque entre trozo y trozo de avestruz hay uno de grasa que no tenemos ni idea de qué es, pero al estar churruscado a la brasa está rico.

0146. Puesto de pinchos morunos, Dakhla

A mitad de bocata, suena la llamada a la oración. Vemos a los chicos empezar a moverse e ir todos hacia un punto, en estas el señor del puesto donde estamos apaga la luz del mostrador y por señas nos dice que va a rezar. Deja todo tan cual está sin temor a que le roben nada.

En el mercadillo un jugo de caña de postre (0,50 eur). Y en el hotel, Katz toca a la puerta de la habitación de Abdul, pero no está.

Es tumbarme y mis ojos se cierran, no aguanto ni un minuto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s